Asecho a la ilusión


Asecho a la ilusión.
La cuestión ambiental no puede encararse sino en su estrecha e indisoluble relación con los actores sociales involucrados. En este sentido, para nosotros no se puede hablar de una cuestión puramente ambiental desgajada de quienes provocan y padecen las consecuencias de las agresiones al medio natural. Los grupos y sectores sociales, y en muchos casos la sociedad toda, son las víctimas principales de los crímenes ambientales. Por esta razón, creemos que no puede haber una cuestión ambiental, sino socio-ambiental.

En 'Asecho a la ilusión' de Patricio Schwanek, se ve como A mediados de los '90, la Argentina liberó su mercado a los capitales multinacionales. Grandes empresas mineras llegaron para expoliar nuestras riquezas con la falsa promesa de trabajo. Asechar significa idear una trampa.